Opinión

Autoritarismo y Democracia

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

  Que diferencia la huelga de estudiantes del POLITECNICO con la masacre de Tlatelolco, el 2 de octubre, a 46 años de distancia, no se puede olvidar, una de las grandes heridas de nuestro país.

En medio de las protestas conocimos a un Secretario de Gobierno que atendió a los estudiantes, nos mostró que en nuestro país no hay un gobierno autoritario como el de Días Ordaz en el 68. La actitud del Secretario Osorio Chong dialogando con los estudiantes, no sé si fue planeada o circunstancial, pero tuvo el acierto de dar la cara y atender sus demandas. Sin embargo nos deja preocupados, no estamos tan seguros que los estudiantes tengan o no la razón, pero no sueltan el poder. Osorio Chong quiso resolver el conflicto en ese mismo momento y el líder por capricho no aceptó la propuesta. Dialogué con estudiantes que en verdad les interesa adquirir conocimientos y les molestan las huelgas, me comentaron que quieren que se reinicien las clases, además dicen que hay grupos que hacen huelga hasta por el papel del baño. Sabemos que los extremos son malos, el gobierno autoritario del 68, que para reprimir utilizó la violencia y el otro permisivo, que para evitar más bronca les otorga todas sus peticiones.

  El modelo permisivo es el que se vive en las familias, los hijos tienen el control, exigen sus derechos pero no aceptan responsabilidades. Incluso los maestros carentes de pedagogía no pueden controlar una clase, de tal manera que a falta de autoridad utilizan el poder; los suspenden de clases, sin un manejo adecuado no les queda de otra que correrlos de la escuela, incrementando la lista de ninis. 

  Estamos en el ensayo y error en cuanto a autoridad se refiere, no podemos decir que nuestro país vive en democracia, las familias no están listas. Para vivir en democracia necesitamos una autoridad firme, congruente que transmita valores básicos como respeto, tolerancia, honestidad y responsabilidad. Puede existir orden sin democracia, pero no puede funcionar la democracia sin orden.