Opinión

El espionaje

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Funcionarios de Estados Unidos ya han confesado sin tapujos que espían a gobiernos amigos y no amigos por causa de seguridad nacional y que ellos necesitan estar informados para tomar las medidas que sean necesarias para salvaguardar sus intereses.

Dizque Brasil, Alemania y México están muy inconformes y reclaman aclaraciones diplomáticas con el gobierno de Estados Unidos para que dé explicaciones de por qué realiza tales espionajes. La verdad es que el espionaje no es nada nuevo y es una práctica que llevan a cabo por las llamadas “agencias de inteligencia” como el FBI, la CIA, y hasta por las embajadas. Pero no solo lo hace Estados Unidos, la mayor parte de países a su modo y a sus posibilidades realizan “labores de inteligencia” para tener información y tomar decisiones para sus intereses. Estas labores de inteligencia no lo hacen solo hacia el exterior, sino también al interior de cada país  para detectar a grupos incómodos o subversivos hacia el gobierno en turno y de esta manera proteger el aparato del Estado.

En otra arista, primero andan presumiendo que ya escribieron un mensaje en Twitter, en Facebook, o en las “redes sociales” y luego dizque se extrañan de que los espíen. Al abrir cuentas en estas páginas electrónicas les piden consentimiento para acceder a sus datos e información personal y se dice que sí (si nó, no puede uno publicar en esos medios). Y muchas de las aplicaciones para los teléfonos celulares también para su instalación marcan como requisito el permitir el acceso a la información personal, a lo cual se accede para que se puedan usar esas aplicaciones. Y después se extrañan de que conozcan datos que presuntamente eran privados. Lo cierto es que el rezago tecnológico que tiene nuestro país implica este tipo de costos, que desde fuera puedan conocer muchas de las cosas que hacemos, decimos o escribimos, porque la tecnología que estamos usando está generada desde otro país y desde allá se controla.

No deja de ser esto como otros asuntos temas que se lanzan a la opinión pública para distracción del público mientras en las cámaras se están tomando los acuerdos por los legisladores de asuntos que verdaderamente van a impactar en el bolsillo de todos los mexicanos, y que por lo tanto esto distrae de lo importante a muchos escritores de opinión y a políticos de café.