Opinión

El triste nivel educativo de México

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Con mucho orgullo de los egresados de la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM  se dicen egresados de “La Máxima Casa de Estudios” y en realidad en muchas carreras  es la mejor Universidad que tiene México según evaluaciones de ayer y de hoy. Igual sucede con egresados de la Universidad de Guadalajara y otros tantos centros educativos de nivel superior. Sin embargo,  si salimos un poco de nuestro país la historia es un poco diferente.

Hay muchos profesores que entregan alma, vida y corazón para formar las nuevas  generaciones de jóvenes profesionistas que luego tomarán las riendas en puestos importantes del sector servicios, económicos, financieros, primario    y en el gobierno. A pesar de esta noble y sincera entrega de muchos maestros y que debe ser reconocida, nuestras mejores universidades están muy lejos de acercarse a ofrecer la mejor calidad en la educación a la juventud estudiantil.

Conforme a la compañía británica Quacquarelli Symond especializada en la educación y estudios en el extranjero que anualmente publica un ranking de las mejores universidades del mundo en calidad de la educación la universidad mejor posicionada de México es la UNAM en un distante lugar 163, por debajo de la Universidad de Sao Paulo la que ocupa el lugar 127. De hecho se resalta que la UNAM cayó 17 lugares en relación al año pasado. El orgulloso Instituto Tecnológico de Monterrey todavía anda más lejano, su lugar el 279. Más lejos todavía el Instituto Politécnico Nacional, su lugar 551. Pero aún más lejos la Universidad de Guadalajara y la Iberoamericana que andan por abajo del lugar 600. ¿Se puede más abajo? Pues sí y ahí encontraremos al Instituto Tecnológico Autónomo de México ITAM, la Universidad Autónoma del Estado de México, la Universidad Autónoma Metropolitana que están en lugares del 651 al 700. Más lejano o más abajo todavía están la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Autónoma de Nuevo León, la Universidad de las Américas de Puebla, y ahí le paramos.

Este balde de agua fría para la vanidad de muchos profesionistas y escuelas de nivel superior seguramente haría pensar dos veces a los adictos a poner en sus nombres la etiqueta de LIC., ING., DR., ARQ.,  y tantas nuevas etiquetas de carreras de reciente fabricación a menos que la soberbia sea más grande que la honestidad de la persona, que no sería raro.

Regresando a las mejores, la que ocupa el primer lugar en el mundo es el Instituto Tecnológico de Massachusetts (Massachusetts Institute of Technology) por segundo años consecutivo. Fundado en 1861 tiene sus instalaciones en un predio de 68 hectáreas, tiene escuela de Arquitectura, Planificación, Ingeniería, Salud, Humanidades, Arte, Administración, Ciencias Sociales. Está en Estados Unidos. El segundo lugar es para la famosísima Universidad de Harvard, fundada en 1636, esta si es autónoma, no como muchas de México que son “autónomas” y dependen totalmente del gobierno en su presupuesto. Universidad privada destaca en las carreras de Administración, Medicina, Negocios, Artes y Ciencias, Filosofía, Leyes. Un dato para valorar su importancia lleva 47 premios Nobel, y contra lo que pensarían unos, tienen esquemas en los cuales un 20 por  ciento no pagan colegiatura. Está ubicada en Estados Unidos. El tercer puesto es para la Universidad de Cambridge, fundada en 1209 en el Reino Unido, en sus aulas estuvieron Isaac Newton, Charles Darwin, y Stepheng Hawking. Tiene fama en las carreras de Matemáticas y ciencias Naturales. Tiene un famoso Jardín botánico y 9 museos. El cuarto lugar es para el University College London, en donde estudió Francis Crick, uno de los descubridores del ADN, ácido desoxirribonucleico, sustancia que tienen todos los seres vivos desde la bacteria hasta el hombre.

Volviendo a México ¿Por qué andamos tan mal en la calidad de la educación? Pues en primer lugar muchos de los funcionarios que tienen los puestos decisivos carecen de la formación y conocimiento para realizar los ajustes necesarios para corregir deficiencias en planes de trabajo de la política educativa. Por otra parte los sindicatos de maestros en varios estados han tenido una intervención nefasta. Semanas sin dar clases por no estar de acuerdo con la reforma educativa, pretextos es lo que les  sobra para no cumplir con su obligación y aparte mal ejemplo porque sin trabajar les pagan su salario. No va a ser fácil ni rápido los cambios para que México tenga una mejor calidad en la educación, pero no perdamos la esperanza de que ocurra, aunque con los actores políticos que tenemos a la vista no se ve claro quien pueda inspirar confianza para abanderar un cambio tan importante en este eterno tema.