Opinión

¿Se perdió la solidaridad?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dice la sabiduría popular que a los amigos se les conoce en las buenas y más en las malas. ¿Qué sucede cuando la sociedad reacciona de forma contraria a la solidaridad que nos caracteriza? Vimos con tristeza como saqueaban los negocios en los Cabos.

  La sociedad mexicana se ha caracterizado por ser solidaria en los desastres naturales, lo demostró en los temblores del 85 en la Ciudad de México, incluso reaccionaron con mayor prontitud que el gobierno, se organizaron de tal manera que ese acto solidario quedó como un ejemplo de fraternidad en la historia de nuestro país. Ahora, después del paso del huracán Odile, que devastó los Cabos, al desastre natural se le agregó una catástrofe social, robaron lo que pudieron a los negocios. Hechos como estos se han visto en los últimos años en las tragedias naturales en muchas partes del mundo. ¿Qué ocurre en la sociedad para que reaccionen como aves de rapiña?

Una de las respuestas es la incertidumbre en que vivimos, el miedo, un miedo que es capaz de aniquilar cualquier sentimiento solidario, la pérdida de los afectos, de los bienes materiales, del arraigo. El caos los vuelve indolentes y reaccionan como hormigas dando vueltas, llevando lo que encuentran a su paso al agujero. Los Cabos es un sitio turístico los turistas llegan a divertirse, a descansar y la fuerza laboral que ha emigrado de diferentes estados de la república no tiene la experiencia de lo que implica el riesgo de vivir en un sitio tan vulnerable atacado por la fuerza de la naturaleza.

La indolencia social que se despierta en las personas responde al estrés postraumático, al fatalismo provocado por la desesperanza de no poder cambiar el peligroso entorno en el cual se convive. El sentido de solidaridad, de ayuda y servicio está entorpecido. El desastre afecta emocionalmente, el impacto emocional se expresa con alteraciones de la conducta, los afectados se vuelven agresivos, desconfían de los otros, toman lo que no es suyo, para asegurar algo de lo perdido. Los que no sufrimos las afectaciones del huracán es momento de mostrar la solidaridad que nos caracteriza apoyando a nuestros hermanos en desgracia.

www.rosachavez.com.mx