Opinión

¿Somos de primer mundo?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Presidente Peña Nieto nos informó en su segundo informe de gobierno la construcción del nuevo aeropuerto, un negocio monumental, dicen que será el tercero más grande del mundo; el costo ronda los 169 mil millones de pesos. La megaobra nos recuerda el estilo de Carlos Salinas que también nos hizo creer que, con el TLC, seríamos país de primer mundo. No cabe duda que México es un país de contrastes, el Presidente insiste en que está moviendo a México, pero la mayoría, no estamos sentados esperando que nos muevan, estamos  trabajando más y ganando menos, y muchos se han quedado sin empleo, desde que tomó posesión nos puso de cabeza con las reformas estructurales.

  Además dice que acabaron con la delincuencia organizada, que 84 de los 122 delincuentes más peligrosos ya no representan una amenaza para la sociedad. Nos están dando atole con el dedo, la inseguridad, la pobreza, la educación, la salud, la falta de empleo son problemas que esperan respuesta. Pese al derroche enorme de recursos en publicidad su popularidad está a la baja, no vemos estrategias para combatir la corrupción y la impunidad, y la delincuencia desorganizada se mueve libremente.

  Hace unos días asaltaron el negocio de unos amigos, cuando hicieron la denuncia en la Fiscalía les dijeron: “si quieren encontrar a los ladrones contraten a un investigador y para que no los vuelvan a robar contraten vigilancia” De igual manera en los casos de las personas desaparecidas las denuncias permanecen archivadas y los familiares se quedan con las heridas abiertas, en espera de la investigación, bajo este esquema de impunidad para que tiramos el dinero en sueldos de tanta burocracia, mejor vamos tomando el modelo del nuevo PEMEX, que privaticen la Procuraduría, nos regresan impuestos y mejor contratamos guardias privados, seguramente, ahora si limpiamos México.

  Que contraste con la mega obra del aeropuerto, de primer mundo y los servicios de salud, el Seguro Social, el ISSSTE, en pobreza extrema, las mujeres embarazadas tienen a sus hijos en condiciones paupérrimas, y los derecho habientes que les urge una cirugía tardan hasta un año en programarlos. Los que no nos beneficiaremos con las obras del megaaeropuerto le pedimos al Presidente, menos discursos y más realidades en salud, educación y la más importante la seguridad en nuestra integridad y en nuestros bienes.

www.rosachavez.com.mx