Amar sin esperanza

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

José C. Gutiérrez

¡Que bellos , que apacibles son tus ojos

extasiados por dulces desvaríos

pero nada hay más grato a mis antojos

cual ver tus ojos en los ojos míos!

 

En la tierna expresión de tus miradas

hay un mundo de amor indefinible

de inefables delicias no soñadas,

un no se qué de dulce y apacible

de dichas ignoradas

que obligan a soñar en lo imposible.

…………………………………………

Yo sé que Dios en tus pupilas mora

porque su luz ante mis ojos brilla

por eso mi alma como a Dios te adora

y solo al contemplarte se arrodilla.

 

Pero yo sé que mi acento discordante

no ha de alterar con mi dolor tu calma

y acaso nunca llegará el instante

en que siquiera se conmueva tu alma.

………………………………………….

Alguna vez me han dicho

que tienes el capricho

de burlar a tu propio sentimiento

para no alimentarte de ilusiones,

porque abrigas el mal presentimiento

que negras decepciones

te obliguen a probar el sufrimiento.

 

Mas esas timideces

hijas tan solo de tus tiernos años,

han de acabar cuando a sentir empieces

los anhelos extraños

anunciados por dulces languideces.

 

Inquieta, melancólica y medrosa

has de sentir la sabia exuberante

que sube a tu semblante

imprimiendo esa tinta ruborosa.

 

Tal es la metamorfosis preciosa

que cambia en un instante

al botón en la rosa.

Como mecido por grato arrullo

del céfiro travieso, el capullo

se convierte en alada mariposa.

…………………………………..

Tienes que amar para sentir del lloro

las lágrimas que arranca la lectura,

te falta poseer ese tesoro

para que tu alma pura

comience a comprender cuanto te adoro.