Dependencia, Independencia y el Grito

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La noche del 15 de septiembre afuera de la presidencia municipal en Sayula se dieron cita para celebrar una vez más la Independencia de México, las familias de esta población.

 El evento se puede decir que fue sencillo, con dos artistas y una nueva voz invitada. Los adornos fueron sencillos evocando la austeridad. Más sin embargo, la gente concurrió y se “llenaron” los espacios destinados para el evento. El Grito como mensaje del presidente municipal estuvo bien, no hubo errores, y la gente vitoreó como ya es costumbre. Después como ya es costumbre la gente haciendo cola por un plato de birria que degustaron con la familia y a lo que se vió fue bien repartida ajustando para los que se acercaron, incluyendo el personal de la policía municipal. Los regidores y familias con su cena por aparte.

Históricamente se celebra este evento como la independencia política de España, es decir el fondo de la pretensión del movimiento fue de que ya no nos gobernaran los españoles peninsulares y que fueran los propios mexicanos quienes determinaran a los gobernantes. Dentro del término mexicanos  se incluiría a los criollos hijos de españoles con cónyuges mexicanas o españoles nacidos en México y en teoría a los descendientes puros de la raza mexica por no llamarla indígena ya que el término recordemos es por confusión a pensar que el territorio mexicano era la India ubicada en Asia. Esto iba también en torno a evitar el pago de los tributos o impuestos que se pagaban a España y que terminado el movimiento se quedarían en México.

Señalamos el término de “Independencia política” para no confundirnos, ya que en la actualidad difícilmente puede hablarse de un país que sea cien por ciento independiente por no decir aislado. En materia de tecnología se presume la exportación de computadoras maquiladas en “parque de la tecnología” cuando se importan sus componentes y los verdaderos ganones en la rentabilidad de la industria son las empresas trasnacionales. Los muy populares teléfonos celulares también dominados por las empresas extranjeras. Las llamadas redes sociales Facebook, Twitter,  WhatsApp, Messenger, nada más hay que darnos cuenta quienes son los dueños y desde dónde se controlan y a dónde se va el dinero que generan. La importación de medicinas, de millones de toneladas de alimentos.

Si podemos decir que Estados Unidos no nos va a imponer a un presidente municipal, o un gobernador, no podemos hacer la misma afirmación en otros temas. En realidad en esta breve descripción de lo dependiente que somos del extranjero están los retos para los que si quieran trabajar sobre la independencia al día de hoy. El mercado de los insumos para la Agricultura están dominados por empresas extranjeras semillas, agroquímicos y son millones de dólares los que están en juego. En la tecnología son miles de millones de dólares los que están en juego y sobra decirlo se van para otro país. ¿Quieres además de echar gritos, trabajar por la independencia de México? Pues ahí están los retos. Sobra decirlo que si se importan esos productos es porque hay demanda y trabajando pueden hacerse negocios que reduzcan la dependencia.

Claro que para esto la base está en la educación e investigación. En donde quiera que va uno lo que se observa es a gente embobada en juegos con el celular o las tablets esto los que significa es que somos consumidores de lo que hacen otros países y no es gratis. Estudiantes y maestros los vemos a diario como eternos demandantes de recursos económicos cuando los resultados no son tan buenos, a pesar de que se diga de que unos alumnos de aquella Universidad ganaron alguna olimpiada del conocimiento…

¿Qué decir de petróleo? ¿Qué es y seguirá siendo de los mexicanos? Importamos más del 50% de las gasolinas porque aquí no tenemos la infraestructura para la producción de las mismas. Y en el deporte, ya vimos los millones de pesos gastados en la pasada olimpiada y los pobres resultados. Acaso por realidades como esta escribió Calderón de la Barca “la vida es un sueño, y los sueños sueños son” es mejor el sueño a vivir esta cruda realidad.

La tarea es quizá más grande que antes, más diversa que antes, y todo tiempo mejor es que nos ha tocado vivir.