Maíz a 5,610 pesos la tonelada: López Obrador. Un poco de autoengaño

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Suspiros de productores de maíz se harán realidad en el gobierno de López Obrador, conforme a lo que promete y ha repetido en Nayarit y Zacatecas el presidente electo.

Desde que liberaron el precio del maíz, éste ha andado de 3.50 a 3.80 pesos por kilogramo y salvo un año alcanzó los 5 pesos. Estos precios se han dado de esa manera porque están a tono de la Bolsa de Chicago y los precios así están a nivel internacional. De hecho, si alguien consulta los precios a futuro de este grano en la página de la bolsa de Chicago no varían gran cosa del equivalente en dólares a los 3,500 pesos por tonelada.

Teniendo esto en cuenta ¿Se puede aumentar el precio de la tonelada de maíz? La respuesta es sí. ¿De qué manera? Mediante subsidios. La diferencia entre los 5,600 pesos y 3,500, nos da 2,100 pesos por tonelada que será el subsidio para este grano.

Ya en este punto surgen algunas dudas ¿El subsidio se dará a maíz blanco y amarillo, o solo alguno de ellos? ¿Cuántas toneladas se subsidiarán? Generalmente se asigna una cantidad definida para cada estado de la república lo cual se publica en el Diario Oficial de la Federación. Bueno, nos dicen en el discurso que el maíz tendrá que ser entregado en los Almacenes de Seguridad Alimentaria Mexicana (SAGALMEX) que tampoco sabemos ahora en dónde se ubicarán.

También se ha anunciado que el precio de garantía para el frijol será de 14,500 pesos por tonelada recibida. Igual surgen las dudas ¿A cuál frijol se refieren? Ya que de manera natural tienen precios variables. Es más, el frijol peruano y japonés no han bajado ni 20 pesos por kilo.

Igualmente se declaró que el precio de la leche será de 8.20 por litro.

Toda esta información es para los productores de granos y ganaderos del sector lechero, por lo que a nivel del consumidor los precios no se han definido y su efecto por ejemplo en el caso de las tortillas. Las dudas se aclararán cuando se emitan las reglas de operación para este y otros programas de interés para la población, y en su oportunidad las daremos a conocer.

La medida genera beneplácito para los productores del campo, pero hay que tener mesura para analizar el beneficio real que se va a recibir. En realidad, encierra buena dosis de autoengaño. Ya nos dimos cuenta del precio del maíz en la Bolsa de Chicago, el que se va a pagar al productor es un precio artificialmente aumentado, mediante el subsidio.

Si nos trasladamos a los combustibles ocurre algo parecido, El costo de la gasolina es mucho menor al que paga uno en la gasolinera, y particularmente con la gasolina importada, se compra a 13 pesos y se vende a 20 pesos. La diferencia es recaudada por el gobierno para los programas sociales como en este caso el del maíz y frijol. ¿En dónde está el artificio? Por un kilo de maíz de doy 2.1 pesos de subsidio y por un litro de gasolina te quito 7 pesos. Esto no es para desanimar a los productores, sino para que valoren justamente la bondad del “beneficio”. Quizá esto a más del alguno lo haga dudar sobre los aplausos y porras que no gratuitamente, sino que hasta se pagan como en este ejemplo, a tantos políticos que tendremos que aguantar en este y los demás sexenios que vienen.